El capital humano: eje de la mutabilidad empresaria

Si bien es cierto que los cambios tecnológicos están siendo asimilados rápidamente por las empresas, no es menos verdad que los recursos humanos van de la mano de esos cambios.

De la vieja orilla – a la cual ya no se puede regresar – a la nueva, ésa a la que se dirige el mundo de los negocios, dos desafíos se perfilan como importantes: el primero, hacerle frente a los parámetros de la economía global. El segundo, la velocidad con la que las empresas se adecuen para capacitar sus recursos humanos.

Dos mundos, dos generaciones. El de la digitalización versus el papel y el de los que entienden de tecnología – pero no conocen el negocio – y el de los que deberán capacitarlos.

Un verdadero desafío que viene planteándose desde hace varios años, pero que en este 2018, ya no encontrará excusas para detener la innovación.

Será necesario afrontar con inteligencia, ese capital humano que no puede sustituirse, como también analizar qué es lo que realmente importa de ese capital, a los efectos de modernizar recursos y liderazgos.

Deloitte, empresa dedicada al estudio del comportamiento empresarial global, presentò en 2017, un estudio sobre las tendencias en Recursos Humanos para el siglo XXI. Con la opinión de más de 10.000 líderes empresariales y de RRHH de 140 países, llegó a conclusiones terminantes sobre el porvenir de “las organizaciones que deberán  cubrir la brecha entre las nuevas necesidades de la fuerza laboral y los requerimientos que demanda el ecosistema empresarial actual”.

Un decálogo que debería tenerse presente en toda empresa moderna.

C.M.S.

Informe completo de Deloitte: https://www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/pe/Documents/human-capital/2017_Global-Tendencias-Capital-Humano.pdf