Werner ganó de punta a punta en San Nicolás con el Peugeot 408

En un fin de semana casi perfecto para el Team Peugoet Total, Mariano Werner volvió al triunfo ni más ni menos que en casa. El primer ganador del Autódromo San Nicolás Ciudad quedará en la historia de Peugeot y del DTA.
La décima fecha del Campeonato argentino y sudamericano de Súper TC2000 le devolvió al Team Peugeot Total la tan ansiada victoria. Mariano Werner ganó de punta a punta en el trazado nicoleño ante las 90.000 personas que se acercaron durante todo el fin de semana y fue el primero en inscribir su nombre en el Autódromo San Nicolás Ciudad .

Con un 408 a la altura de las expectativas y comandado por el Ingeniero Gustavo Pernuzzi, Werner mantuvo el ritmo de carrera durante las 27 vueltas para volver al primer puesto (la última vicotira había sido en San Juan, Noviembre 2017). Con un tiempo de 1;27,283 el entrerriano marcó el récord de vuelta y además, sumó importantes puntos para el campeonato: hoy se ubica séptimo con 84 puntos (a 112 de Canapino) y es el mejor posicionado dentro de la plantilla que dirige Ulises Armellini.

Después de largar por detrás de Werner, Néstor Girolami movió muy bien, pero Canapino también y en los primeros metros superó al de Isla Verde. De todas maneras, el 408 de “Bebu” se mostró firme para pelear por la segunda posición, pero la rotura del motor lo dejó sin podio a cuatro vueltas del final.

Matías Muñoz Marchesi redondeó un buen domingo, ya que avanzó cuatro posiciones en el clasificador final, después de ser protagonista en varias maniobras de sobrepaso. El chaqueño arribó décimo y sumó un puñado de unidades.

No fue la fecha esperada para Fabián Yannantuoni, ya que el domingo su 408 Nº 5 no mostró la competitividad que si tuvo en ciertos momentos del sábado. Finalmente fue decimocuarto.

La undécima fecha será especial ya que se disputarán los 200 Km de Buenos Aires con pilotos invitados, los días 2, 3 y 4 de noviembre.

Mariano Werner – 408 N° 44: “No tengo más que agradecer a todo el equipo; a Ulises Armellini que día a día pone su garra, desde muy temprano está en el taller, es un ejemplo para nosotros. A todos los mecánicos e Ingenieros por todo el trabajo, a Peugeot Argentina por acompañarnos en estos momentos más complicados. Ya habíamos pegado un salto de calidad en Termas de Rio Hondo, tuvimos algunos percances anteriormente como dije ayer, así que estoy muy feliz por este triunfo; no tuvimos que depender de nadie, corrimos la carrera todas las vueltas a fondo con Canapino encerrados prácticamente en tres décimas y eso demuestra el funcionamiento de cada auto y está claro que la concentración tuvo que estar al máximo. Intenté ser lo más rápido posible, no cometer errores y el 408 me dio la tranquilidad necesaria para correr tranquilo. Lamentablemente Bebu no pudo llegar por una rotura de motor, porque hubiese sido lindo copar el podio con Peugeot. Fue una carrera muy dura, pero me cansé de gritar después de ver la bandera a cuadros, fue un desahogo tremendo. Felicito al público nicoleño por el trabajo en el autódromo y por la cantidad de público que se acercó para ver al Súper TC2000”.