Asesinato de periodistas en todo el mundo, durante 2018. Informe de Transparency International

La organización revisa en esta nota, un tema que se ha discutido a menudo durante el año pasado: muertes de periodistas en todo el mundo. Según el último informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), la cantidad de periodistas asesinados en todo el mundo en represalia por su trabajo casi se ha duplicado en 2018.

Al menos 53 periodistas fueron asesinados en todo el mundo entre el 1 de enero y el 14 de diciembre de 2018.

El tema es tan grave que la semana pasada, la revista Time reconoció a los periodistas muertos y encarcelados como su “persona del año”, destacando casos como el del periodista eslovaco Ján Kuciak, quien fue asesinado mientras investigaba presunta corrupción.

Cuando se publicó el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) en febrero, se analizaron los datos del CPJ junto con los de TI y se encontró que nueve de cada 10 periodistas que fueron asesinados en los últimos seis años fueron muertos en países con una puntuación de 45 o menos en el índice.

Esto significa que, en promedio, cada semana, al menos un periodista muere en un país altamente corrupto, y muchos de ellos cubrían una historia sobre la corrupción.

Los resultados del IPC se relacionan no sólo con los ataques a la libertad de prensa, sino también con la reducción del espacio de la sociedad civil, el imperio de la ley, la falta de acceso a la información, el control gubernamental sobre las redes sociales y la menor participación de los ciudadanos.

De hecho, lo que está en juego es la esencia misma de la democracia y la libertad.

Es de esperarse que no se mate a un solo periodista en el nuevo año a punto de comenzar, y que los gobiernos de todo el mundo se aseguren de que los periodistas puedan trabajar sin temor a la represión o la violencia.

Fuente: Transparency International