Cuatro casos de más competencia y menos monopolios

Informe de Jefatura de Ministros de la Nación:

La semana pasada se concretó la venta de Prisma, la empresa de pagos electrónicos que era propiedad de 14 bancos y a la que los comercios estaban obligadas a contratar para operar con VISA. La operación surgió de un acuerdo con la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que había investigado los niveles de competencia en el sector. Y permitirá a otros operadores ofrecer ese servicio y seguir bajando las comisiones que pagan los comercios para procesar pagos con tarjetas.

El caso de Prisma refleja el impulso del Gobierno por introducir competencia y reducir monopolios en una variedad de mercados y a lo ancho de toda la economía, con el objetivo de mejorar la competitividad de las empresas, permitir mejores precios a los consumidores y ofrecerles más oportunidades de crecimiento a emprendedores y pymes.

En estos tres años el Gobierno dio un fuerte impulso a la competencia. Para empezar, le devolvió la importancia y los recursos a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que había estado prácticamente sin funcionar. Además, en 2018 se sancionó una nueva Ley de Defensa de la Competencia, que le da más autoridad a la comisión para controlar y sancionar conductas anticompetitivas, como la formación de carteles o posiciones dominantes. Y también se modificaron regulaciones anticuadas específicas a distintos sectores, que iban en detrimento de la productividad.

Algunos ejemplos de casos exitosos de fomento de la competencia:

  1. Medios de pago electrónicos. En la Argentina, los comercios que querían operar con la tarjeta VISA estaban obligados a contratar a la empresa Prisma, propiedad de 14 bancos, y pagar comisiones del 3%, entre las más altas del mundo. Un acuerdo con la CNDC obligó a sus accionistas a vender el control accionario, bajar las comisiones para el procesamiento de pagos con tarjetas y diversos compromisos para romper la integración actual y facilitar el ingreso de nuevas empresas al mercado. Las comisiones comenzaron a bajar en 2017 (desde enero de 2019 el tope para tarjetas de crédito es 2,15% y para débito 1%) y ya hay otros operadores que ofrecen a los comercios procesar las ventas con Visa.
  2. Medicamentos. El Ministerio de Salud, el PAMI y distintas obras sociales comenzaron a adquirir sus medicamentos de manera conjunta y a través de licitaciones públicas, que dificultan las prácticas anticompetitivas y suman transparencia al proceso. La primera experiencia, para la compra de Factor VIII, un medicamento para la hemofilia, generó reducciones en los precios de casi el 80% y ahorros de 300 millones de pesos. Este esquema se está repitiendo para otras drogas y con más organismos. En la compra de drogas oncológicas, también de alto costo, se lograron reducciones de precios de más del 50% y la participación de laboratorios nacionales e internacionales en condiciones de competencia claras y transparentes. Con esta compra están previstos ahorros por 1.500 millones de pesos. Además, PAMI tiene una nueva manera de comprar medicamentos que reemplaza el sistema en uso desde 1997. Con el nuevo convenio, por primera vez en 20 años PAMI compra los medicamentos directamente a los laboratorios, sin la intermediación de las cámaras. Es decir que los laboratorios compiten entre sí para ofrecerles mejores precios al PAMI y a sus casi cinco millones de afiliados. En 2018 los precios de los medicamentos para los afiliados al PAMI aumentaron un 25%, muy por debajo de la inflación.
  3. Líneas aéreas. La última audiencia pública para permitir el ingreso de nuevas líneas aéreas al mercado argentino había sido en 2005. Desde 2015 se hicieron tres, una por año. Hoy hay cuatro aerolíneas nuevas operando en Argentina. Todo esto, sumado a cambios regulatorios que impedían hacer promociones especiales, ayudó a bajar sensiblemente el precio de volar en el país. La experiencia en el mundo es que la mayor competencia en el mercado aéreo permite no sólo bajar precios y aumentar las alternativas de viaje, sino que también ayuda a las empresas que ya estaban. En Argentina, hoy vuelan 7 millones pasajeros más que en 2015, existen 139 rutas nacionales frente a 92 en 2015 y 153 internacionales frente a las 91 que había antes.
  4. Computadoras. En abril de 2017 la Secretaría de Comercio eliminó aranceles para la importación de computadoras, notebooks, tablets y repuestos. El aumento de la competencia en el mercado de computadoras hizo crecer las ventas, bajaron los precios y mejoró la tecnología de oferta de equipos. Desde el anuncio de la medida, el precio promedio de las computadoras cayó un 35% en dólares. En 2017 las ventas de notebooks aumentaron un 55%.

Fuente: Innforme de Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación.