El COVID-19 establece una nueva necesidad en el mercado inmobiliario

Durante el aislamiento la población comenzó a contemplar como prioridad el hábitat natural y la
calidad de vida, buscando el diferencial en hogares con mayor amplitud y espacios verdes.

Buenos Aires, junio 2020. El coronavirus y su consecuente primera cuarentena global de la
historia detuvieron varios rubros de la economía. De acuerdo a las medidas emitidas por el
gobierno, la compraventa de inmuebles quedó fuera de las actividades determinadas como
esenciales, por lo que BPK, la desarrolladora de El Salvaje, Chacras Marítimas puso en marcha
las nuevas modalidades.

Trabajo remoto, sumando diversas herramientas para reinventarse e impulsar nuevas formas de
vender, conectar y potenciar el negocio. La cuarentena despertó nuevos intereses y necesidades
entre ellos vivir en lugares menos urbanos, con espacios verdes y mayor distancia entre vecinos.
La nueva normalidad conduce a encontrar bienestar a través del regreso a la naturaleza, el
contacto con la tierra, es decir con lo primordial y tradicional.

El planeta entró en pausa y gracias a ello el medio ambiente tuvo un descanso. El aire se volvió
más puro, la vegetación más extensa, la vida animal ganó libertad y la contaminación
atmosférica se redujo. Para mantener estas mejoras y promover la salud ambiental y de las
personas la era post coronavirus deberá mutar hacia una nueva realidad y por ejemplo cambiar
entre otros hábitos los viajes apostando al turismo local.

El desarrollo residencial El Salvaje, está emplazado en un campo de singular belleza,
estratégicamente ubicado en el km 427 de la RP Nº 11. A solo 5 minutos de Mar de las Pampas,
80 km de Mar del Plata y 385 km de Buenos Aires. La gran cantidad de espacios verdes y el
tamaño de sus lotes, preservan la tranquilidad original de la vida de campo con acceso especial a
inmensas playas vírgenes y al mar, conectadas con el circuito ecológico Reserva Dunícola Faro
Querandí, conformando así una transición única entre el campo y la costa. “El Salvaje se perfila
como una indiscutida opción para el cambio con muy baja densidad poblacional y la posibilidad
de trabajar en forma remota en un entorno seguro”, explica Guillermo Cervini, titular de BPK.

Las crisis conllevan oportunidades y, a favor del mercado inmobiliario, creció la demanda de
consultas e interés por los espacios que priorizan la naturaleza. El Salvaje ofrece descuentos por
pago al contado que varían entre un 10% y un 20%. Las opciones de financiación son variadas y
se adaptan a cada comprador. “Actualmente contamos con planes hasta en 36 meses para lotes
y también para Casa+Lote, donde se abona primero la casa, y luego el lote. Los planes son tanto

en pesos como en dólares. Los lotes son de 2500 m2 en adelante y cotizan desde US$12 el m2,
precio de lista.”, destaca Martín Galli, cofundador de BPK.
“Durante el aislamiento la población comenzó a contemplar como prioridad el hábitat natural y
la calidad de vida, buscando el diferencial en hogares con mayor amplitud y espacios verdes.
Además debido a la devaluación y a otros factores, el costo de construcción es uno de los más
bajos en los últimos 20 años. Para el caso de la calidad y servicio de BPK, disminuyó de USD
1.100/1.200 a USD 650/695 el m2, una oportunidad para quienes tienen ahorros en dólares”,
resaltan ambos fundadores.

El cambio climático ocupará un lugar central en las futuras agendas y las autoridades
desarrollarán estrategias de conservación de ecosistemas y de vida silvestre. Cuando la
pandemia haya cesado las sociedades y sus economías apuntarán a recuperar la salud y el
bienestar, resguardando la naturaleza y cuidando al planeta.

El Salvaje Chacras Marítimas, el nuevo eje turístico que integra zonas residenciales, sectores
deportivos y áreas comercial y hotelera, en un entorno de contacto y preservación de la
naturaleza, es sin duda una excelente opción real para la demanda, ya existente pero impulsada,
por la presente pandemia.