Santander comienza a financiar la nueva campaña agrícola e impulsa el crédito a las exportaciones

A través de su tarjeta específica para el sector de agronegocios, los clientes pueden acceder a más de 80 acuerdos con pago a cosecha para la compra de semillas, fertilizantes e insumos con los proveedores líderes del sector.

“Ya estamos viendo mucho interés de los productores por la siembra de la nueva campaña gruesa”, indicó Fernando Bautista, Head de Agronegocios de Santander Argentina.

 Se suma también una oferta muy nutrida de convenios para la compra de maquinaria agrícola con las principales fábricas del país y líneas en dólares para financiar exportaciones con plazos de hasta 1 año, a tasas muy competitivas.

 

El financiamiento jugará un rol clave para que productores y empresas agroindustriales puedan aprovechar a fondo, en la nueva campaña agrícola, la 2021/22, la oportunidad de seguir creciendo y aportando valor a la economía argentina. Por ese motivo, Santander diseñó una serie de líneas muy útiles para distintos segmentos.

“Ahora, además de terminar la cosecha pasada, ya que todavía queda un buen porcentaje de maíz en el campo, hay que ir pensando en la siembra de la nueva campaña gruesa, para la cual estamos viendo mucho interés por parte de los productores, que observan con optimismo los buenos precios internacionales y los pronósticos que indican que no se repetirá la sequía del año pasado”, dice Fernando Bautista, Head de Agronegocios de Santander Argentina.

Fernando Bautista

 

Por eso, a través de la Tarjeta Santander Agronegocios, los clientes ya pueden acceder a más de 80 acuerdos con pago a cosecha para la compra de semillas, fertilizantes e insumos para la protección de cultivos con los proveedores líderes del sector.

A esto se suma una oferta muy nutrida de convenios para la compra de maquinaria agrícola con las principales fábricas del país.

Los créditos otorgados por Santander Argentina al sector crecieron más de un 80% este año con respecto al 2020. Pero la Tarjeta Santander Agronegocios se expandió aún más: sus consumos crecieron más de un 100% con respecto al año pasado.

“Los números muestran claramente la importancia creciente del sector agroindustrial para la economía del país, aún en un contexto de baja de la producción total de granos, porque la sequía redujo el volumen total de la cosecha un 7,5%. Pero los mayores precios, comparados con los del año pasado, compensaron esa caída”, explicó Bautista.

A pesar de la baja en los precios internacionales de los granos que se registró el mes pasado, el valor de la producción agrícola argentina de la campaña que está terminando, la 2020/21, rondará los 30.000 millones de dólares.

La soja es el producto que mayor valor aportará, con unos 15.000 millones de dólares. En segundo lugar, se ubica el maíz, con unos 10.000 millones de dólares, y tercero está el trigo, con cerca de 4.000 millones, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, realizado en junio pasado.

Más allá del valor de la producción, las exportaciones constituyen un aspecto clave del sector. Por eso, Santander ofrece líneas en dólares para financiar exportaciones con plazos de hasta 1 año a tasas muy competitivas.

“Los datos muestran que entre enero y mayo de este año 6 de cada 10 dólares que exportó la Argentina provinieron de la agroindustria. Puntualmente, los embarques de las cadenas agroindustriales de soja, maíz, trigo, cebada y girasol totalizaron 16.000 millones de dólares y explicaron nada menos que el 59% del total”, recuerda Bautista.

Acerca de Santander Argentina

 

Santander Argentina es la primera entidad privada del sistema financiero argentino por volumen de depósitos. Cuenta con 400 sucursales tradicionales, 8 sucursales de integración social, 3 oficinas digitales, 3 Work Cafés y más de 4 millones de clientes (entre ellos 2,2 millones de clientes digitales, más de 320 mil MiPyMEs y 1.300 empresas corporativas). Cuenta con un equipo de más de 8.000 empleados y tiene presencia en 22 provincias y en la Ciudad de Buenos Aires. Santander Argentina desarrolla asimismo un amplio programa de banca responsable, que focalizado en la educación superior mantiene más de 89 convenios de colaboración con universidades públicas y privadas argentinas.