Preocupa el clima en Argentina y frena decisiones de venta

El profesor Dante Romano del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral,  explica que aún no hay medidas concretas para el productor de parte del gobierno, “y ya se van descartando modificaciones de fondo”. La comercialización sigue su curso, con pocas ventas de soja, y algo más de maíz.

A siete días hábiles de que termine el “dólar soja” hay un sólo banco que se encuentra operativo, y se espera que se sumen dos más esta semana, pero tampoco se ve interés de productores. “Se hablaba de que se extenderían plazos, se podría aumentar el porcentaje que se puede comprar de dólar ahorro, y flexibilizar la operatoria”, detalla Romano.

Por otro lado, agrega: “En tanto se acordó con los exportadores las condiciones para que traigan divisas por prefinanciación de exportaciones, y coloquen los excedentes en cuentas especiales, y esto traccionó inmediatamente”. Sobre ello Romano manifiesta: “Aquí podemos ver como la sofisticación financiera hace que este tipo de instrumentos muy valiosos sean aprovechados más por las empresas con departamentos especializados, que por los productores más chicos, que son quienes más granos tienen retenidos”.

“El Gobierno espera que las cerealeras ingresen alrededor de u$s1.000 millones en los próximos días. En lo que va de agosto el sector liquidó poco más de u$s1.700 millones”, explica el especialista de la Universidad Austral.

 

Campaña agrícola “sin margen de error”

Sobre la producción local, Romano expresa que la baja humedad de suelos en Argentina ponen “en jaque” la rentabilidad para 22/23. “Capturar precios que cierren márgenes en los momentos de volatilidad es clave”, recomienda.

Para profundizar en lo expresado, el profesor del Centro de Agronegocios y Alimentos de la UA sostiene que “con poca humedad de arranque (la niña que se extiende hasta fin de primavera) y costos más altos, es preciso aprovechar la volatilidad del mercado y trabajar capturando rentabilidades, que pueden ser esquivas este año”.

Sobre la calidad de trigo, Romano dice que “no despega” y que se esperan 200.000ha menos de maíz, y más tardío que temprano (similar al año pasado).

Teniendo todo esto en cuenta, el especialista de la Austral recuerda que “nos encontramos relativamente cerca de precios disparadores”. “Con la discusión de rindes en EEUU esta semana podemos ver movimientos fuertes, pero sería bueno ir avanzando en ventas armando un promedio desde antes que se llegue a los valores redondos. Lamentablemente, estos precios se dan muy temprano en la campaña y hay mucho riesgo en venderse en exceso, no sólo climático, sino también por todos los imponderables que pueden ocurrir de aquí a un año”, remarca.

Mercado internacional

“Dado que los fondos financieros encontraron un nivel de exposición en commodities que los deja cómodos, y los tradicionales están casi neutros, el mercado empieza a mirar fundamentos más tradicionales”, indica Romano.

“Aproximándonos al final de agosto, EEUU está ya con los cultivos muy desarrollados, pero queda la duda del rinde. Esta semana se hace el CROP TOUR y el USDA hará su primera estimación de rindes a campo el 12 de septiembre”, continúa.

Finalmente, concluye con el dato de Ucrania: “Gracias al corredor humanitario, el país está embarcando más buques de lo esperado, pero menos que lo normal, todo ello presiona los precios, sobre todo del trigo. La demanda aprovecha a comprar barato y la volatilidad florece. Sin embargo, seguimos en un contexto donde decisiones políticas pueden alterar fuertemente las cotizaciones”.

Fuente:

AGROPERSPECTIVAS – Universidad Austral