Evolución de los precios minoristas de productos básicos – Enero 2019

Informe del Centro de Economía Argentina (CEPA).

La canasta básica, compuesta por los productos de consumo diario de primera necesidad, está conformada principalmente por alimentos no perecederos, frutas y verduras, carne, elementos de higiene personal y artículos de limpieza imprescindibles en cualquier hogar. Atendiendo a la importancia que estos productos tienen en el consumo de los hogares -especialmente los de menores ingresos-, desde octubre de 2015 y en paralelo al apagón estadístico que afectó a las estadísticas públicas durante los primeros meses de gestión del actual gobierno, CEPA releva el precio de 37 productos de consumo básico en la zona de CABA y GBA.

El presente informe, correspondiente a la evolución de precios en enero de 2019, incluye, en primer lugar, los 10 mayores aumentos en alimentos del mes y los 10 mayores aumentos desde octubre de 2015. La segunda sección muestra la evolución y monto de la canasta básica alimentaria (lo que determina si un hogar puede cubrir sus necesidades nutricionales o bien es indigente), así como también la recomposición necesaria para que el SMVM y la Jubilación mínima mantengan el poder de compra respecto de la canasta alimentaria. Adicionalmente, atendiendo al incremento relevado en los productos de limpieza y aseo personal, se incluye en la tercera y última sección los principales incrementos en estos rubros.
 

Dentro de los mayores aumentos de alimentos del mes destacan las carnes y los lácteos: vacío (9,8%), pollo fresco (7,64%), asado (6,49%), leche en sachet (6,1%) y carne picada (5,84%).

Dentro de los mayores aumentos de alimentos desde octubre de 2015 se destacan especialmente los incrementos sufridos por los productos de consumo básico como aceite de girasol (449,45%) arroz (373,04%), huevos blancos (310,17%) y harina (306,66%).

Del relevamiento de precios realizado surge que el costo de la canasta básica alimentaria para una familia tipo asciende a $10.917, monto equiparable al salario mínimo vital y móvil ($11.300), necesario para cubrir las necesidades nutricionales mínimas sin incluir otros gastos imprescindibles de vivienda ni de transporte.

El incremento de la canasta básica en el mes de enero fue de 3% respecto de diciembre de 2018, 63% respecto de enero de 2018 y 244% respecto de octubre de 2015.

Considerando el monto del salario mínimo vital y móvil a octubre de 2015, el mismo debería alcanzar en enero de 2018 los $19.223 para mantener el poder de compra respecto de la canasta básica alimentaria.

De la misma manera, si se considera la jubilación mínima a octubre de 2015, la misma debería alcanzar un monto de $14.789 en enero de 2018 para equiparar los incrementos de la canasta alimentaria en el período.

Se necesitan $7.923 de incremento en el SMVM para mantener el poder adquisitivo respecto de la canasta básica y $5.480 en las jubilaciones.

Los productos de limpieza y aseo presentaron un incremento superior al promedio de la canasta (+6,62%).Destaca el caso de la lavandina, producto de primera necesidad y de bajo valor agregado industrial debido a que su composición es un químico común (cloro), presenta  sostenidos incrementos por encima de la inflación (+5,59%)  en enero de 2018.